Hombre caminando es una de las obra más conocidas y que mejor sintetiza el estilo del escultor suízo Alberto Giacometti. Su obra está enmarcada dentro de la escultura del s. XX. Esta obra es del año 1960.

La escultura se compone de una sola pieza de bronce de 1.90m de altura. La obra representa a un hombre caminando; deformado, estirado y extremadamente fino y delgado.

Las esculturas de Giacometti adoptan la misma estética de Hombre caminando, con formas irregulares y cuerpos finos. Con esto, sus obras adquieren gran expresividad y transmiten fragilidad y debilidad, como si sus personajes sientiesen una amenaza de destrucción por el medio que les envuelve.

Existen varias copias de Hombre Caminando, repartidas por varios museos y galerías del mundo.