Décima entrega de 1artista, 1semana. Hoy, el controvertido y transgresor Jackson Pollock.

Pollock es un pintor estadounidense nacido en 1912. Fue uno de los pintores más importantes del Expresionismo Abstracto, un estilo surgido en EE.UU en la 2ª mitad del s.XX.

Comenzó su carrera en Nueva York, cuna del arte de la 2ª mitad del siglo XX. Sus primera obras estaban influidas por el surrealismo pero su estilo estaba más bien encaminado hacia la abstracción. Peggy Guggenheim se interesó por su obra y contribuyó en su éxito inicial. Destacan de esta etapa obras como (por orden): La mujer luna; Figura estenográfica, o La llave.

Pero sería a partir del 1947 cuando Pollock desarrolla su técnica del dripping y con ella el reconocimiento. El dripping consiste en dejar caer la pintura en finos chorros sobre el lienzo sin tensar apoyado en el suelo (fotos inferiores). Así se consigue una pintura fruto del azar, por eso se bautizó también su técnica como action painting, ya que era una pintura de acción, sin premeditación.

El desarrollo del dripping y la técnica de Pollock contribuyen al nacimiento de un nuevo estilo, el Expresionismo Abstracto. Otros pintores expresionistas abstractos fueron Rothko, de Kooning o Gorki. Éstos adoptaron el action painting pero no el dripping, es decir, no utilizaban la técnica de Pollock. Las obras de este estilo suelen ser de gran tamaño.

Algunas de las obras de goteo de Pollock encontramos (por orden): Lavender Mist; Number 8; Full fathom 5; Marrón y Plata (Museo Thyssen); Cathedral o Greyed Rainbow. Las últimas utilizan los colores blanco y negro.

Pollock era un personaje peculiar. Alcohólico, fiestero, mujeriego e incluso violento, lo cual reflejó en lo expresionista de sus obras. En el año 2000, se realizó una película sobre su vida, interpretada por Ed Harris.